Papel Mágico

Papel Mágico

Esta actividad es muy divertida y súper mágica. Ver la cara de los peques no tiene precio.

Necesitamos papel de cocina, a ser posible sin dibujitos, un rotulador permanente, rotuladores de colores y un plato con agua.

Cogemos un pliego de papel de cocina y lo doblamos justo por la mitad.

Dibujamos con el rotulador permanente la silueta de un dibujo sencillo (flor, coche, pájaro, casa, árbol…)

Abrimos la servilleta y se habrá marcado el dibujo ya que el rotulador permanente atraviesa la celulosa. Coloreamos el dibujo con los rotuladores de colores.

Una vez coloreado volvemos a plegar y se quedara en la parte superior el dibujo sin colorear, solo con la silueta en negro.

Colocamos entonces un poco de agua en un plato o bandeja y dejamos caer la servilleta, el efecto del agua sobre el papel pintado hace que el color salga hacia la superficie colorando el dibujo como por arte de magia.

Esperamos que os divirtáis creando vuestros dibujos y viendo el resultado!!!

ONE COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *